John Frederick Herring Restauración

Recoger textos Mostrar texto

02 Feb 2012 in Pintura

Autor : Arte-R

Etiquetas: , , , ,

J.F. Herring jineteEscena ecuestre con jinete.
Óleo sobre tabla.
J. Frederick Herring

Este cuadro entró en nuestro taller porque el cliente lo notaba seco de barniz y veía unas manchas a modo de barrido al trasluz. Nos pidió asesoramiento sobre si el cuadro necesitaba una restauración centrada en volver a barnizar o una limpieza que recuperase el color original. después de ver el cuadro detenidamente, observamos que en realidad tenía varias capas de barniz,  pero completamente mate y sin brillo. Las manchas revelaban la presencia de la típica bayeta húmeda que no hace sino alterar el tono uniforme del barniz, además de provocar una subida de la humedad relativa, que acaba pasando factura tarde o temprano. Observando la tabla, el barniz se mostraba amarillento, con acumulación de suciedad y pequeñas faltas por toda la obra.

Limpieza de barnices por fases

De acuerdo con el cliente, convinimos una ligera limpieza de barnices oxidados. El proceso de restauración de esta tabla de J.F. Herring no reviste mucha complejidad. Pero sí que es interesante mostrar como los estrato de suciedad de las capas superficiales exigen muchas veces una limpieza por fases. En la fotografía nº 2 se aprecia una cata de limpieza, que demuestra hasta que punto el cuadro necesitaba una limpieza. En al fot. nº 3 podemos apreciar el avance de la limpieza del barniz oxidado en las distintas  zonas. Pero todavía quedaba una segunda capa de barniz con bastante suciedad acumulada. Aquí debemos pararnos para no llegar a realizar una limpieza agresiva que dejase el cuadro como un sello de correos recien impreso, debemos respetar la pátina adquirida con el tiempo. Las fotografías 4, 5 y 6  muestran la zona marcada como “C” muestran la esquina superior derecha mucho más limpia que el resto, y sin que hubiesemos actuado en ella de manera distinta al resto del cuadro. Estudiándolo a fondo, procedimos a eliminar la suciedad de esta otra capa de barniz, respetando la pátina propia del cuadro. Para entendernos, dejamos una última capa de barniz, la original o más primitiva,  que nos sirve de protección y nos marca el límite que no debemos traspasar.  En la fotografía nº 6 podemo observar las distintas zonas tratadas.

La zona “A” o estado original de la obra.
La zona “B” con la limpieza de los barnices oxidados y  amarillentos.
La zona “C” con la limpieza del último estrato superficial.

Es resto del tratamiento reveló pequeñas intervenciones anteriores con reintegraciones a color, que se eliminaron con la limpieza de los disitintos barnices. Fot. nº 7 y 9.
La fotografía nº 8 exhibe la tabla de Herring completamente limpia, y en estado previo a la reintegración a color.

Para ello empleamos los materiales estables y reversible habituales en otros procesios de restauración de obras de arte.

La fot.nº 10 muestra el estado final de restauración de la tabla firmada por John Frederick Herring.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *