Presupuesto limpieza de cuadro

Recoger textos Mostrar texto

14 May 2015 in Pintura

Autor : Arte-R

Etiquetas:

En el mundo de la restauración de obras de arte hay ciertos procesos que son más complicados que otros. Uno de ellos es la elaboración de un presupuesto coherente para restaurar una obra de arte. A veces el cliente te pide un presupuesto por teléfono dándote unas medidas y el tema. Entonces trato de explicarles que hay cien detalles en una obra de arte que pueden alterar su estado. Cambia la metodología de restauración de la pintura y por tanto el tiempo necesario para dejar la obra en buen estado.

Como elaborar un presupuesto de limpieza para un cuadro

Vamos a tratar de contar con ejemplos, algunos de estos casos más habituales en restauración de pintura de caballete, y para ello nos sirve de ejemplo alguno de los últimos cuadros que ha entrado en nuestro taller de restauración.

La fot 01 y 02 muestran el estado original de dos cuadros de clientes distintos, que entraron al taller para realizar únicamente una limpieza. En la marina 01, el cliente lo notaba falto de color, veía sucio o sencillamente lo recordaba con más vida. Le confirmamos que efectivamente el cuadro mostraba suciedad acumulada en la capa superficial y que una limpieza ayudaría a recuperar el color original. Pero en bastantes ocasiones, la limpieza deja al descubierto otros problemas enmascarados. Observando la marina detenidamente se aprecian arañazos, faltas y reintegraciones anteriores, que de momento quedan entonadas y medio ocultas para un ojo no habituado (Fot 03 y 04). Estas son alteraciones que afectan visualmente a la lectura de la obra. Pero hay otras alteraciones que afectan al soporte (tela, capa de preparación). La fot 06 muestra un fuerte craquelado debido a contracciones de la tela. La pintura de gran espesor no puede encogerse igual que la tela, de manera que se levanta y se cuartea, saltando trozos ocasionado pérdidas de pintura. De manera que aunque el cliente sólo quiere realizar una limpieza superficial como tratamiento de restauración, los cuarteados necesitan un sentado de color, al igual que los levantamientos devido a golpes o marcas de humedad (Fot 07 ). En el caso de la marina del principio, empezamos a ver mucha suciedad, repintes, rasguños, y en el reverso hay mucho polvo acumulado entre la tela y el bastidor. (Fot 08) Este detalle que no siempre se puede apreciar si el cuadro es grande y no podemos descolgarlo. En este caso apreciamos también la falta de un par de cuñas, que la tela es de algodón y no de lino, y esta se encuentra bastante destensada.

Las limpiezas de cuadros y la restauración de obras de arte en general, no son una ciencia exacta y es difícil calcular las horas que necesita el proceso. No es como cambiarle la rueda a un coche en el que sabes el tiempo que te va a llevar.

Podemos intuir pero no saber exactamente el tipo de barniz empleado, o las distintas capas de barniz que pueda tener, ni si tiene suciedad entre ellas. Anteriormente hemos comentado el trabajo de limpieza de barnices complicados en el retrato de hombre con turbante (Hombre con turbante). No siempre hay medios y presupuesto para realizar un examen químico de los estratos y saber con que te enfrentas.

Cuando se trata de varias capas de barniz de composición química distintas, debemos ir eliminando una a una con técnicas y medios distintos. Esto supone en ocasiones limpiar un cuadro una, dos y tres veces. Para la primera marina al comentar que además de la limpieza habrá que reintegrar color en los arañazos y que los repintes se notarán más, el cliente comenta que sólo quiere una limpieza. Al final accedemos a realizar la limpieza, pero insistimos que habrá que reintegrar, no podemos dejar una restauración a medias, realizando uno sólo de los procesos. Iremos informando mediante al cliente del proceso mediante registro fotografico y así podrá comprobarlo en el momento. Una vez limpio el cuadro, los arañazos y faltas  (Fot 04) se notaban en exceso;  El cliente accedió al presupuesto completo, aunque sin eliminar las reintegraciones anteriores. La serie de fotografías () muestran a evolución de la limpieza de la obra. Al tener el cuadro totalmente limpio de barnices oxidados y suciedad, las faltas destacan y es imprescindible rellenar las lagunas (Fot 09) y reintegrar color. Y siempre aparecen más faltas de las que calculaste. En ese momento te acuerdas del mecánico y de la rueda del coche, pero cada profesión tiene sus pros y contras. Pueden ver también la cantidad de faltas que puede ocultar un barniz muy oxidado tras la limpieza del ángel arcabucero (San Miguel Arcabucero)

Para la marina de la fotografía 010 lo que debía ser una limpieza sencilla, se complica en la zona inferior. Empleando la misma técnica y medios de limpieza la zona superior se deja limpiar correctamente, sin llegar a fondo, y dejando siempre lo que los restauradores de arte llamamos su pátina. Pero al ir bajando de la línea de horizonte hay zonas que no se limpian igual. No se ven afectadas por los medios químicos y quedan bochazos. Es una capa de barniz distinto dada sobre la suciedad o mezclado con color para crear una falsa pátina. Y está dada de manera irregular, zonas si, zonas no, a brochazos que marcan zonas con transiciones muy bruscas. Fot 011

Este tipo de capas intermedias suelen ser muy complicadas de eliminar porque las técnicas y medios químicos que las quita, dañan la capa pictórica igualmente. Al final te armas de paciencia, y metódicamente, paso a paso, consigues dar unidad a la obra limpiando hasta donde se puede y reintegrando.

Pero ¿y esas horas? ¿Cómo se cobran? La verdad es que la mayoría de veces no puedes reajustar el presupuesto. Todo trabajo debería ceñirse al presupuesto Los restauradores realizamos a menudo, trabajos poco o nada rentables.

Por eso nos gusta hablar con los clientes y contarles todo el proceso que llevaremos a cabo. Que participen un poco y que estén informados de todos los pasos a seguir en el proceso de restauración del cuadro. Y que si se aprecian incógnitas, podamos dar el presupuesto desde el taller, una vez examinada la obra con luz, espacio y medios adecuados.

Y a ustedes ¿qué les parece?

 

Trabajos relacionados:

Restauración retrato familiar: http://www.arte-restauracion.es/restauracion-retrato-familiar/
Limpieza y repintes: Cristo crucificado

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *