Restauración Joaquín Mir

Recoger textos Mostrar texto

Restauración de una serie de cuadros del autor Joaquín Mir quemados y afectados por un incendio.

Los daños ocasionados por un incendio pueden ser leves o muy graves atendiendo a la proximidad de la zona de fuego. Si están alejados, se llenaran de hollín en su capa superficial, y no es complejo retirarlo. Por lo general este hollín se mezcla con la propia suciedad acumulada y junto con una posible oxidación de barnices, y entonces hay que trabajar más y saber con qué disolventes y técnicas tratar para tratar de corregir estos daños. Pero si la obra está más cerca como en el caso de estos cuadros, entonces es probable que la obra haya sufrido altas temperaturas durante un tiempo prolongado. En ese caso hay que realizar tareas de conservación preventivas para corregir la posible sequedad del soporte de madera, y analizar los posibles cambios físico-químicos y cohesión de la capa pictórica además de posible alteración química de barnices. En el caso de la capa pictórica nos hemos llegado a encontrar en ocasiones con ampollas que es imposible corregir y muy difícil de limpiar barnices en el  estrato superior, aunque no imposible.

En el caso de estos cuatro cuadros de Joaquín Mir el incendio no afectó a la madera de las tablas ni a la capa pictórica, pero si a los barnices. Uno de ellos además de la acumulación de suciedad presentaba varias capas de barniz completamente oxidado. Al ser óleo sobre tabla con buenas propiedades físicas de dureza y cohesión, la primera fase de limpieza de estas tablas pasa por retirar con brocha todo el humo acumulado.

A continuación se procedió a eliminar las partículas más sólidas con disolventes de mínima polaridad, hasta llegar al estrato de barniz en su capa más externa. Este barniz estaba muy oxidado y es fácil de apreciar porque tiñe de sepia o naranja toda la obra. Pero después de eliminarlo, aún hay una segunda capa que no es pátina, y que es necesario retirar también. Se aprecia en la foto 4ª de la 1ª serie con un testigo de limpieza. Por lo general en estos casos hay que cambiar de técnica de limpieza y disolventes al ser de naturaleza distinta, o hay que seguir con el mismo método, eliminando estrato a estrato. Como la manera de actuar en el mundo de la restauración de obras de arte a la hora de afrontar una limpieza es siempre empleando métodos lo menos agresivo posibles, siempre vamos muy despacio a la hora de retirar barnices. Si hay una segunda capa o tercera, siempre vamos poco a poco retirándolas. Es una labor minuciosa y de paciencia. Pero es la única manera de tener la seguridad que no vamos a alterar la obra y llegar al estrato necesario. Nunca hasta la capa pictórica pues siempre debemos detenernos antes y tratar de dejar una pátina que además de protectora, sirve como testigo del paso del tiempo y le da un valor añadido.

A continuación mostramos fotografías del proceso de restauración de limpieza de estas tablas quemadas del autor Joaquín Mir.

 

Joaquin Mir quemado incendio

Estado inicial

Joaquin Mir cuadro sucio

Foto a pleno sol para ver detalles

media limpieza cuadro quemado

Media limpieza de zona quemada

limpieza pintura contemporanea Joaquin Mir

Después de retirar barniz y suciedad queda una capa de barniz auxiliar. Se aprecia testigo de limpieza

limpieza pintura contemporanea resultado final

Resultado final

 
Joaquin Mir restauración paisaje

Joaquin Mir restauración paisaje quemado

Cuadro quemado media limpieza

Fase de limpieza de la pintura

Limpieza pintura Joaquin Mir

Joaquin Mir limpio a falta de reintegrar a color las faltas

Restauracion final cuadro quemado

Estado final de la limpieza

 
Limpieza barniz oxidado

Estado inicial, se aprecia como los bordes del marco han protegido el estrato supeficial

Restauración tabla Joaquin Mir

Reverso tabla

Joaquin Mir restaurado

Estado final de la tabla restaurada